Si la vida te da 1000 razones para llorar, demuéstrale que tienes 1001 para sonreir.